5 trucos para aprender inglés más rápido

Aprende inglés a tu manera
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Puedes escucharlo en las siguientes plataformas

Que si ver pelis en versión original…

Que si estudiarse los verbos irregulares…

¡Cuántas veces habrás oído estos consejos para aprender inglés!

¿Te aburre escuchar lo mismo de siempre, que encima nunca te sirvió para nada?

En el cuarto episodio de Aprende inglés a tu manera te daré 5 trucos infalibles para aprender más rápido. Inglés, o lo que sea.

¿Te apuntas?

¿De qué va este podcast?

Lo más destacado

APRENDE INGLÉS A TU MANERA (con Blanca Gallego)

Episodio 04: 5 trucos para aprender más rápido

Ponte series en versión original.

Y apréndete los verbos irregulares. Y los phrasal verbs

Y la Gramática, claro, te la tienes que estudiar… 

¿Cuántas veces te han dado estos consejos para aprender inglés?

¿Y te han servido?

Quédate y te daré 5 trucos para aprender más rápido inglés. Y bueno, lo que surja…

Bienvenidos a Aprende inglés a tu manera, un podcast de Blanca Gallego donde descubrirás cómo hackear tu mente para que el inglés deje de ser un lastre y te ayude por fin a alcanzar tus metas.

Hello! ¿Cómo estás?

Te doy la bienvenida al cuarto episodio de Aprende inglés a tu manera.

Yo soy Blanca Gallego. Profesora de inglés y neurolanguage coach. 

Soy experta en aplicar la neurociencia y técnicas de coaching a la enseñanza de idiomas.

Y hoy te quiero hablar de algo superpráctico. 

Y diferente.

Porque estoy segura de que ya no puedes soportar más que te den los consejos de siempre para aprender inglés.

A ver, cuéntame, sé sincero

¿Cuántas veces has seguido alguno de los consejos que te decía al principio?

¿Y te han servido? 

Estoy bastante segura de que la respuesta es no. 

O al menos, creo que no has conseguido muchos resultados a largo plazo. Que eso también es muy importante.

Y la razón de que eso ocurra es muy simple.

El contenido que aprendemos de memoria, de manera puntual, no suele almacenarse en la memoria a largo plazo.

Así que es normal que no te sirvan esos consejos. 

Pero… no te preocupes.

Porque hay una manera de cambiar eso y de conseguir un aprendizaje más efectivo y duradero.

Hoy te propongo otras formas de abordar el aprendizaje del inglés.

Algo mucho más ameno, más divertido, más innovador y más acorde con los nuevos descubrimientos en el campo de la neurociencia.

Que, la verdad, no para de sorprendernos.

¡Nuestro cerebro es maravilloso!

Es verdad que son descubrimientos recientes, porque hace unos 20 años que se está avanzando en este campo y lo cierto es que eso, en ciencia, no es mucho tiempo.

Pero ya hemos podido comprobar lo útiles que son estos hallazgos cuando los aplicamos al aprendizaje de idiomas.

Así que hoy te voy a proponer algo con soporte neurocientífico.

Algo que se integre más en tu día a día y que fluya de manera natural dentro de tu vida.

Porque, como ya vimos en los episodios anteriores, nada mejor que experimentar para poder aprender.

Así que… ¡¡allá vamos!”

Truco número 1 para aprender inglés… o cualquier otra cosa, porque puedes aplicarlo a cualquier faceta de tu vida. 

Concreta. Sé específico y delimita tus metas.

¿De qué va esto?, te preguntarás.

Te explico. 

Muchas veces, los alumnos llegan diciendo cosas como: Quiero conseguir un nivel B2 en tres meses.

Este objetivo es demasiado amplio.

Dentro de este objetivo hay miles de cosas. Millones de cosas. 

Esto como meta final, a largo plazo, es posible. Y es una buena meta.

Pero a nuestro cerebro le entra pánico al pensar en un objetivo tan grande.

Y si le entra miedo, se estresa.

Y si se estresa, no aprende.

Y si no aprende, acabamos dejando el aprendizaje por el camino. Abandonando el aprendizaje.

Así que ponte metas más realistas y más a corto plazo. 

Tu cerebro te lo va a agradecer.

Subdivide todo eso que tu llamas B2, en pequeños grupos de logros. Yo los llamo así. Pequeños grupos de logros.

Son objetivos más asequibles y que al conseguirlos te llenará de motivación tremenda para continuar.

También es importante que les pongas fecha en el calendario para conseguirlo.

De uno en uno. No todos a la vez.

Pero hay algo más.

Antes de hacer los pequeños grupos de logros, tienes que pensar en qué ámbito quieres llegar primero a un nivel B2. Como ejemplo. 

¿Cómo haces eso?

Pues simplemente dale una vuelta al tema del que te encantaría poder hablar.

El tema en el que quieres realmente sentirte cómodo hablando en inglés.

El primero de todos.

Por ejemplo, si quieres aprender inglés porque quieres mejorar en el ámbito laboral, lo más apropiado es que tu primer objetivo sea comunicarte en el trabajo a nivel B2. 

Es decir, en tu especialidad laboral, sea la que sea.

Enseñanza, ingeniería, aeronáutica, enfermería, medicina, electricidad… La que sea.

Te pongo un ejemplo concreto de objetivo acotado a conseguir en el tiempo que te hayas propuesto, para dejarlo todo más claro. 

Por ejemplo:

  • Aprender los tiempos del pasado y aplicarlos hablando de mi experiencia laboral.

Ahora sí que tenemos un objetivo viable, concreto, asequible a corto plazo y lo más importante…

No estresa a nuestro cerebro. Porque está muy delimitado.

Bueno, ¿qué tal estás ahora después del primer truco?

¿Te habías planteado esto alguna vez?

Ahh, y recuerda anotar los logros en tu calendario o diario. No hay nada más motivador que ver lo que uno ha conseguido a lo largo de un día y a lo largo de una semana. Hazlo, te aportará una sonrisa al final del día y una supersonrisa al final de la semana.

Entonces, recuerda. 

Truco número 1: ser mucho más concreto en los objetivos, anotar también cuál es la primera temática que quieres dominar y el primer tipo de conversación en la que quieres llegar a ese a ese nivel 

Bueno, vamos a por el…

Truco número 2

Encuentra tu estilo de aprendizaje.

De esto ya hablamos con profundidad en el episodio anterior. Si no lo has escuchado, te invito a hacerlo. Porque así podrás redescubrir cuál es el tuyo.

¿Hiciste ya el ejercicio?

¡Es superimportante!

Descubre y redescubre cuál es tu estilo de aprendizaje.

El que mejor te va. El que mejores resultados te da. El que es único y perfecto para ti. 

De nada sirve pasarte horas y horas estudiando si lo haces con un método que no es el tuyo.

Te recuerdo rápidamente cuáles eran los 7 tipos principales de aprendizaje: 

  • Visual
  • Auditivo
  • Verbal
  • Físico (ese tan especial, que me encanta)
  • Lógico
  • Social
  • Solitario

Haz el ejercicio y sabrás cuál es tu estilo ideal.

Truco número 3.

Escucha a tu cerebro y sigue tu ritmo. Tal cual.

¿Te ha pasado alguna vez que por más que quieres prestar atención llega un momento en el que no das más de sí?

Pues si es así, para. Déjalo estar durante un ratito. Que no pasa nada.

Por ejemplo, si cuando te pones en modo “aprender”, al cabo de 45 minutos sientes que ya no estás rindiendo, no tiene sentido continuar.

Aprende a escuchar a tu cuerpo.

No pasa nada si tenemos que hacer pequeños descansos.

Además, son mucho más beneficiosos que continuar.

Mucho más de lo que pensamos.

Funciona igual que cuando hacemos deporte. Para conseguir músculo, es necesario que el músculo descanse también. No por levantar pesas todos los días sin parar vas a conseguir mejores resultados.

Está comprobadísimo que cuando queremos ganar masa muscular tiene que haber descanso. Y es importantísimo el descanso. 

Pues lo mismo con nuestro cerebro.

Y con el aprendizaje también pasa lo mismo.

Así que, detecta cuál es tu cantidad de tiempo límite.

Cuándo tu cerebro empieza a decaer, es el momento de darle un descanso. 

Y haz otra cosa.

Una pequeña siesta.

O una sesión deportiva que libere endorfinas.

O tomarte algo con tu amigo y contaros vuestras batallitas.

Y ya está, dale un respiro al cerebro haciendo otra actividad.

Y cuando tu cerebro ya esté descansado, retoma la tarea.

Te aseguro que el beneficio mejorará de forma exponencial.

Escucha a tu cerebro, a tu cuerpo. En qué momento empiezas a bajar el rendimiento y es momento de darte un descansito.

También tendrás que controlar cuánto dura este descansito. Cuánto tiempo necesita tu cerebro para recuperarse, para volver a estar al cien por cien.

Ok, ya hemos visto tres trucos, vamos a por el cuarto.

Este me encanta. Es uno de mis favoritos, porque tiene que ver con mi profesión.

Truco número 4.

Teach! Quien enseña, aprende dos veces. 

Quizás esto lo hayas escuchado alguna vez, aunque no le hayas dado demasiada importancia.

Pero quizás después de escuchar lo que voy a contarte, cambies un poco de parecer.

Si quieres aprender algo de verdad y para toda la vida, enséñalo.

Yo tengo el privilegio de dedicarme a una de las profesiones con las que más aprendo.

No es casualidad que exista el dicho de “Quien enseña, aprende dos veces”.

Y no dos, sino que tantas veces como enseñas, tantas veces estás aprendiendo.

Ni en la universidad aprendí tanto como ejerciendo.

Y es muy importante esta forma de consolidar el aprendizaje. Te aseguro que funciona. 

Ahora está muy de moda el Flipped Classroom. Esta metodología tiene que ver con esta idea.

Muchos profesores en los colegios empiezan a introducir esta metodología.

Se basa en que, cada semana, un alumno explica una de las lecciones en clase.

O enseñan de nuevo al resto de la clase lo que el profesor enseñó la semana pasada.

Y es cierto que, cuando estamos en el proceso de aprender algo, unas de las maneras de afianzar el conocimiento y almacenarlo en la memoria a largo plazo es contarle a alguien lo aprendido.

El oralizar el conocimiento para que otra persona lo entienda y lo asimile, ayuda a tu cerebro a consolidar lo aprendido.

Vuelvo otra vez con el tema “aprendemos desde la experiencia”, que no se nos olvide.

No hay aprendizaje si no hay experiencia.

Pero en cualquier cosa. Tenemos que experimentar para poder aprender.

Desde caminar hasta hablar, lavarnos los dientes, montar en bicicleta…

Si no tenemos la experiencia, no aprendemos.

El hecho de ponerse a compartir lo aprendido hace también que te plantees dudas.

Cuando realmente tenemos que enseñar algo es cuando nos ponemos a pensar en qué preguntas o qué cosas tenemos que explicar con mejor atención, con mayor cuidado, diríamos.

Y estas dudas te llevan a repasar.

O nuevas preguntas que te lleven a consolidar el conocimiento….

Y ahora la pregunta del millón: ¿Y cómo pongo en práctica esto si no soy profesor?

Pues te doy ejemplos muy específicos.

Si estudias inglés y tienes a alguien cercano que también lo esté haciendo, que muchas veces es así, podéis repartiros el temario y cada día le toca a uno enseñar al otro una unidad.

Quien esté en modo alumno, aprenderá por primera vez.

El que esté en modo profesor, aprenderá por segunda vez y consolidará.

¡Eso es fantástico!

Siempre podemos encontrar a alguien que también esté en el proceso.

Es verdad que lo ideal a lo mejor es alguien cercano, con el que tengamos más confianza, pero hoy en día hay infinitas aplicaciones, grupos de aprendizaje en redes sociales que nos ayudan a conectar con otras personas que están en el mismo proceso.

Y a lo mejor puedes proponerle esto de enseñar, de que cada uno enseñe una lección. 

Os garantizo que funciona y que es un truco de éxito garantizado.

Si tenéis alguien cercano, genial. Y si no, buscar por ahí. Hay mucha gente estudiando idiomas y muchísima gente estudiando inglés, así que busca y encontrarás segurísimo.

Además, en todo este proceso de enseñar, unos como alumnos y otros como profesores, el alumno seguro que planteará preguntas y dudas que os llevarán a consolidar mucho más.

Y así, durante todo el proceso.

Espero que te haya quedado claro este ejemplo y que lo pongas en práctica. Te doy otro:

Si tienes hijos, si tienes peques en casa, enséñales lo que aprendes.

Ponte con ellos. Diles lo que has aprendido hoy y repite el contenido con ellos.

Este ejercicio a mí me encanta y además tiene muchos más beneficios de los que te imaginas, tanto para ti como para los peques. Para toda la familia realmente.

No me voy a extender mucho aquí, pero solo para que te hagas una idea, te menciono un par:

  • Hace que tus hijos se familiaricen con el uso el inglés en casa. Y poder naturalizar el uso del inglés hace que todos los miembros de la familia pierdan esa vergüenza que hay de hablar inglés en público.

Para los peques, este es un mensaje muy positivo:  poder ver que los papás y mamás también hacen un esfuerzo por aprender inglés, están en la labor de aprender inglés, es una actividad que pueden compartir con ellos y que por lo tanto no hay una sensación de vergüenza vinculada a hablar inglés.

Y después son capaces todos los miembros de la familia de llevarlo también afuera o de llevarlo a la calle.

  • Y otro beneficio es que tú, como adulto, adquieres confianza hablando en inglés con tus hijos porque es como una práctica mucho más segura.

Después, cuando sales a la calle, puedes tener mucha más seguridad. Y bueno, es que estoy segura de que los peques también te pueden enseñar muchísimas cosas a veces, mucho más de lo que creemos.

Pero bueno, sobre este tema hablaremos en uno de mis próximos pódcast, te lo aseguro .

Ya llevamos cuatro trucos. Vamos a por el quinto.

Este también es uno de mis favoritos.

Truco número 5.

Sitia a tu cerebro.

Rodéate del inglés lo más que puedas.

Está demostradísimo que nada mejor que rodearte de algo para aprender sobre ello.

Y cuando digo rodéate no estoy hablando de 10 horas al día estudiando.

No. Para nada. Ya sabes que no soy partidaria de estar horas y horas estudiando.

Cuando hablo de sitiar tu cerebro con el inglés me refiero a integrarlo en rutinas que no requieran un esfuerzo enorme. Y esto es importante.

Y como un ejemplo vale más que mil palabras…

Aquí te pongo varios:

¿A que te conoces al dedillo las aplicaciones de tu móvil?

Pues, ¿por qué no ponerte el móvil en inglés?

Sencillo, ¿no?

Te ayudará a aprender vocabulario rápidamente, pues como ya sabes lo que pone en ese apartado específico en español, tu cerebro lo relaciona inmediatamente. 

Piénsalo. Entre los mensajes, llamadas, aplicaciones y un largo etc., miramos el móvil mil veces al día… 

Mirarías palabras en inglés mil veces al día, sin un gran esfuerzo.

¡Es una pasada!

¡Es impresionante la cantidad de veces que vas a tener inputs!

¿Qué te parece? ¿Viable? Yo creo que sí. 

Bueno, voy a por el segundo…

Estáis liados en casa con las tareas del hogar.

¿Por qué no poneros la radio en inglés de fondo? 

No hace falta estar prestando atención a lo que dicen. Simplemente oírla de fondo.

Si haces esto durante dos semanas seguidas (entre 15 minutos, media hora…), te aseguro que obtendrás los siguientes beneficios inmediatos y sin darte cuenta

Ah, cuando digo la radio de fondo en inglés no me refiero a solo música en inglés, sino a sintonizar una emisora en inglés.

  • Mejorarás la comprensión oral. Aunque tu nivel no sea muy alto, no importa. A los pocos días ya sabrás perfectamente, mínimo, cuándo están dando el tiempo, dando las noticias o simplemente entrevistando a un cantante o alguien famoso.

Llegará un momento en que empezamos a entender desde el inconsciente, sin darnos cuenta. Por eso he dicho tenerlo de fondo, no tener que estar prestando atención.

Si recordáis, estamos hablando de trucos que podamos introducir de manera fácil y sin esfuerzo.

Te aseguro que, si lo haces en el tiempo, llega un momento en que nuestro cerebro es capaz de empezar a reconocer todo esto que te comentaba.

  • En segundo lugar, también mejorarás la pronunciación y te empezará a ser cada vez más fácil imitar la musicalidad del idioma. Importantísimo, la musicalidad del idioma.

Si has asistido a alguno de mis webinar o masterclass sobre pronunciación, sabrás lo importante que es la musicalidad del idioma. 

Pues, el escuchar la radio de fondo ayuda a asimilar esa musicalidad tan tan particular del inglés y a poderla tener como registrada en nuestro cerebro para después poder reproducirla más beneficios

  • Más beneficios. A los pocos días, entenderás las emociones que expresa el hablante. Que son mucho más importantes de lo que crees. Porque la comunicación va mucho más allá de las palabras.

La comunicación también es no verbal muchas veces. Tiene que ver con el tono que expresamos… 

Cuando vemos a una persona, también tenemos mucha información corporal. 

En la radio no tenemos esa información, pero sí tenemos la información del tono. 

Muchas veces, si cerramos los ojos (y digo cerrar los ojos porque parece que nos ayuda a enfocarnos solo en lo auditivo) y prestamos atención, solo el tono de voz de una persona nos puede hacer saber si el mensaje que escuchamos es positivo, negativo, de alegría, de enfado…

Y creo que en lugar de contártelas todas, pon tú este ejercicio en práctica y me cuantas a ver qué tal. 

¿Te parece?

Y sin querer, te he planteado un reto.

Pero si te atreves a hacerlo, estaré encantadísima de leer tus comentarios.

Bueno, pues ya hemos visto los 5 supertrucos para un aprendizaje mejor y más efectivo que te prometí.

¿Los recordamos?

  • PRIMERO: CONCRETA. SÉ ESPECÍFICO Y DELIMITA TUS METAS. 
  • SEGUNDO: ENCUENTRA TU ESTILO DE APRENDIZAJE. 
  • TERCERO: ESCUCHA A TU CEREBRO Y SIGUE SU RITMO. 
  • CUARTO: TEACH!! QUIEN ENSEÑA, APRENDE DOS VECES
  • Y QUINTO: SITIA TU CEREBRO.

¿Qué te han parecido?

Espero que los pongas en práctica pronto, porque te aseguro que funcionan.

Y como veo que tenemos un poquito más de tiempo, ¿qué te parece si te doy algunos tips extras?

¡Vamos a ello!

Tip 6: Utiliza a la familia y amigos. 

¿Cómo? 

Está comprobado que compartir tus objetivos con personas cercanas hace que nos mantengamos más fuertes en el camino.

Así que, comparte, que las posibilidades de conseguir nuestro objetivo sean mayores.

Tip 7: Mezcla tus aficiones con el inglés.

Esto ya lo comenté con ejemplos muy concretos en mi primer episodio de Aprende inglés a tu manera.

Pero por si se te había olvidado, aquí lo tienes de nuevo.

Tip 8: Aliméntate de comida especial para tu cerebro y duerme. 

Ya te lo he comentado antes. Y no te puedes imaginar lo importante que es la comida sana para tu cerebro.

Hay cantidad de estudios que demuestran que una buena alimentación aumenta el potencial de aprendizaje de nuestro cerebro.

Te animo a que descubras más sobre esto.

Y duerme, que es imprescindible para aprender y necesario para vivir.

Bueno, pues al final hemos visto 8 trucos…

Espero que te ayuden mucho en tu Language Journey.

Y ya me marcho, pero te espero la semana que viene con más trucos, más consejos, para superar barreras y aprender inglés de una vez por todas. 

También puedes encontrar mucha información interesante en mis redes sociales. Ya sabes que puedes encontrarme en Instagram y Facebook como blancagallegocoach.

Y si te ha gustado, por favor, please, comparte.

Te espero en el próximo episodio. Hasta entonces, recuerda: el inglés sí es lo tuyo.

Bye!

Cuéntame:

¿Qué te parecen los trucos? ¿Has puesto alguno en práctica?

¡Te leo en comentarios! 👇

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *