Desafío familiar: la conquista del planeta English

Aprende inglés a tu manera
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Puedes escucharlo en las siguientes plataformas

En una galaxia muy muy lejana…

Una familia viaja a través del espacio y el tiempo en busca de su destino final: el planeta English.

¿Conseguirá conquistarlo?

Quédate a escuchar el séptimo episodio de
Aprende inglés a tu manera.

A lo mejor descubres que tienes más en común
con esa familia de lo que piensas…

Y que el planeta English no es tan inalcanzable como creías. 😉

¿De qué va este podcast?

Lo más destacado

APRENDE INGLÉS A TU MANERA (con Blanca Gallego)

Episodio 07: Desafío familiar: la conquista del planeta English

En una galaxia muy muy lejana, una familia viaja a través del espacio y el tiempo para encontrar un lugar donde asentarse y tener por fin una nueva vida.

En su aventura, se han encontrado con numerosos viajeros. 

Todos coinciden. El mejor destino es el planeta English. 

¿Lograrán conquistarlo? 

Quédate y descubrirás las mejores estrategias para conseguir este desafío familiar. 

Bienvenidos a Aprende inglés a tu manera, un pódcast de Blanca Gallego donde descubrirás cómo hackear tu mente para que el inglés deje de ser un lastre y te ayude por fin a alcanzar tus metas.

Hello! ¿Cómo estás?

Yo soy Blanca Gallego. Profesora de inglés y neurolanguage coach. 

Te doy la bienvenida al séptimo episodio de Aprende inglés a tu manera.

¡7 semanas!

¿Qué te parece?

Parece que fue ayer cuando empezamos con esta aventura y ya estamos casi a las puertas de Navidad… 

Una época familiar, de encuentros… Aunque este año se presenta con bastante incertidumbre… 

Pero, independientemente de lo que estamos viviendo, lo que está claro es que los peques de la casa van a estar de vacaciones y los mayores vamos a estar más tiempo con ellos. 

Y yo tengo una propuesta muy desafiante y divertida para pasar ese tiempo.

¿Te animas?

Venga, que te encuentro.

Bueno, hoy te voy a proponer cositas para hacer con los peques en familia y en inglés, por supuesto que en inglés.

Y vamos a empezar, antes que nada, hablando de lo que siempre suelo hablar en los pódcast: de neurociencia. Qué tienen que ver los ejercicios o las actividades que podemos hacer con la familia en inglés con la neurociencia.

Bueno, pues te cuento un poco.

La neurociencia lo corrobora: esto de aprender en familia es más divertido, motiva más y ofrece mejores resultados. 

Es así de simple, pero vamos a ver por qué.

Bueno, pues está comprobado que cuando compartimos objetivos y compartimos experiencias positivas y agradables la consecución de los objetivos es mucho más probable.

Es decir, que nos mantenemos en el camino del aprendizaje durante más tiempo y tenemos muchas más posibilidades de conseguir los objetivos que nos hemos marcado.

Y eso, bueno, pasa por dos cosas: una de ellas es que, cuando compartimos un objetivo con personas allegadas, pues creamos como un compromiso, un vínculo bastante fuerte y este compromiso es el que nos hace seguir en el camino del aprendizaje. 

Y por otro lado, que esto ya lo he comentado en algunos episodios míos anteriores de este pódcast, las experiencias positivas vinculadas al aprendizaje hacen que lo que aprendemos se registre de manera muchísimo más eficaz en la memoria a largo plazo.

Así que crear actividades, experiencias, donde nos lo pasemos fenomenal con la familia y con los peques nos ayudará a mantener toda esa información en nuestra memoria y a seguir poniéndola en práctica.

Así que… no me parecen más que ventajas esto de poder aprender inglés con la familia.

Y vamos al grano, vamos a hablar de todos los tipos de ejercicios, bueno o de la mayoría, que podemos hacer con los peques en inglés.

Y me gustaría empezar a hablaros de los ejercicios que podemos integrar en nuestra rutina.

Yo, cuando me convertí en mamá, tenía muy claro que iba a hablar al peque en inglés. Pero también me di cuenta de que era necesario como tener ciertos rinconcitos del inglés, donde poder hablar en inglés y donde pudiésemos encontrar un espacio tranquilo donde poder aprender inglés.

Entonces, decidí que sería también muy útil poder integrar el inglés en ciertas rutinas diarias, aunque no lo pudiésemos integrar en todas las rutinas diarias, porque hay más miembros de la familia y a lo mejor todos no hablan inglés. Pero si tener ciertas rutinas en las que el inglés siempre fuese la lengua utilizada.

Entonces, os propongo y os explico algunas de las que yo he puesto en práctica, con lo cual sé que van fenomenal y que funcionan fenomenal. 

Y a lo mejor a vosotros también después se os ocurren más ideas, más rutinas donde podéis integrar el inglés.

Yo una de las que hacía desde que el peque era muy muy muy muy pequeñito era que cuando bajábamos, algo muy simple, cuando bajamos las escaleras o subíamos las escaleras a hacer casa pues contábamos los escalones en inglés.

Ya sé que a lo mejor decís: “Bueno, Blanca, pero es que son los números”.

Sí, pero cuando los peques consiguen aprender los números desde edad muy temprana en inglés, no solo es conseguir que aprendan los números, es naturalizar el uso del inglés en casa. Y eso es muy importante.

Yo muchas veces escucho a alumnos y a papás también de alumnos y mamás de alumnos decir que a veces los peques como que sienten vergüenza al hablar el inglés. Bueno, los adultos también. Muchas veces como que está esa cosa de la vergüenza.

Entonces, poder naturalizar el uso del inglés en casa es muy importante, porque los peces son esponjas, esto es lo sabemos.

Entonces, si ellos ven que nosotros los adultos hablamos el inglés con total naturalidad y sin problemas, ellos también lo van a hacer.

Y da igual si al principio pronunciamos mejor, peor… Al principio pues nos equivocamos un poquito. Si es que da igual.

El objetivo es que ellos vean que para nosotros el inglés es algo normal y poder naturalizar el uso del inglés en ciertas situaciones.

Entonces, bueno, pues al final resultó que haciendo esto de contar todos los escalones al final mi peque aprendió a contar en inglés hasta 2, que son las escasas les que tengo que subir y bajar todos los días en mi casa, en inglés antes de que lo hiciese en español. 

Que no es que sea ni mejor ni peor. Simplemente que, bueno, que consiguió tener conocimiento del inglés, de palabras inglesas, mucho antes de a lo mejor aprender esos conceptos en el colegio. Y bueno, me pareció una cosa fantástica.

Más rutinas así fáciles en las que las que podamos integrar el inglés.

Por ejemplo, a la hora de vestirse, propongo esta rutina.

Todos los días los peques se tienen que vestir. Depende de la edad, bueno pues tenemos que ayudarles todavía. Y aunque esto parezca un poco, bueno, no relevante… muchas veces me encuentro con adultos que hablan inglés bastante bien en ciertos temas, pero que después a la hora de decir toda la ropa como que les falta vocabulario. No sé si os ha pasado alguna vez.

Entonces es interesante que todas las mañanas que la rutina de vestir se pueda hacer en inglés.

Hay muchas maneras de enfocar esto.

Yo por ejemplo lo hacía poniendo en una silla por las mañanas el pantalón o la camiseta, la sudadera… todo lo que tendría que ponerse. Y siempre tenía dos opciones.

Entonces, por las mañanas, cuando nos levantábamos íbamos a la silla para vestirnos y decíamos: bueno, pues… ¿qué camiseta quieres? ¿La roja o la amarilla? Which T-shirt do you want, red one or the yellow one? 

Entonces eso ayudaba por un lado en este caso a que mi peque se familiarizarse con los colores, con los nombres de la ropa, a que expresase también sus preferencias en inglés. ¡Y era fantástico!

Y, si vosotros como adultos también estáis en el proceso de aprender inglés, también os ayuda a consolidar muchísimas cosas. Y no solo colores y prendas de vestir. Os ayuda a consolidar cómo formular preguntas, os ayuda a consolidar cómo hacer sugerencias, os ayuda a consolidar también las estructuras de la frase, a cómo estar de acuerdo con algo: Ok o All right!  Expresiones así del día a día que van mucho más allá de colores y prendas de vestir. Es más como una conversación.

Entonces, bueno, me parece interesante esta rutina, la rutina de vestirse.

Como esta rutina hay muchísimas más de las que podéis integrar el inglés de manera natural. Vuelvo a decirlo: tiene que ser algo natural, algo que entre en el proceso del día a día, que para vosotros no sea algo invasivo y que el peque tampoco lo viva así. O sea, que lo viva con naturalidad. El peque o los peques.

Y sebpuede convertir hasta en un juego.

A ello a ciertas edades les empieza a gustar esto de elegir, el ponerse una ropa…

Entonces siempre vosotros, que vais a ir como un pasito por delante, pues le podéis poner las dos opciones de ropa, aunque sabéis que va a decir una porque es la que le gusta más. Y así también pues facilitarles la elección y saber el vocabulario que van a ir practicando.

Más rutinas como esta de ponerse la ropa: la rutina del baño, que la rutina del baño sea una rutina que se haga siempre en inglés.

Bueno, pues todo el proceso. Desde la ropa, ponerse la ropa, el pijama si es por la noche, secarse, el pelo… ¿Hoy toca lavarme el pelo?, como dicen algunos peques.

Y bueno, también poder jugar un poco ahí y jugar en la bañera con el inglés es genial. Es una rutina que a ellos les suele gustar muchísimo, que se suele disfrutar mucho y que es una oportunidad genial para integrar el inglés y que se aprenda con facilidad y con diversión.

Y bueno ahora así más rutinas: también podríamos tener la hora de poner la mesa. A mí me gusta esto de la hora de poner la mesa.

Os doy dos truquitos incluso para los más peques de la casa, incluso para los más peques. Porque algunos diréis: “Bueno, esto de poner la mesa con el peque a lo mejor de dos años, todavía es…”.

Bueno, yo empecé muy pronto con esto de la rutina de poner la mesa en inglés con mi peque. Y lo que hacía es prepararlo todo a modo de juego también.

Entonces se ponía un paño, o sea el mantel de la mesa era un mantel como de papel en el que yo dibujaba la silueta del plato, la silueta de la cuchara, la silueta del tenedor… Todo eso. La silueta también del fondo del vaso, para que él supiese dónde tenía que colocar todas las cosas. 

Y lo convertimos en un juego, como en un puzzle. E integrábamos todo el vocabulario en inglés, pues de poner la mesa: el tenedor,la cuchara, la servilleta, después la comida, el agua… 

Y la verdad es que lo disfrutaba mucho y para mí bueno pues también era muy fácil poder integrar el inglés en esta rutina de poner la mesa.

No sé qué os parece este tipo de rutinas, pero realmente son rutinas que no requieren demasiado esfuerzo y que podemos controlar y sentirnos muy cómodos también en el inglés, haciéndolas en inglés.

Entonces, bueno, dadle una oportunidad, siempre intentando darle ese punto lúdico y de juego que encanta a los peques y a los adultos también pues nos hace disfrutar un poco más.

Y bueno, fuera de las rutinas, o quizás para algunos de vosotros esté dentro de una rutina, sería el cuento antes de dormir. Leer un cuento antes de dormir y poder hacerlo inglés.

Y poder desear buenas noches en inglés.

También es una buena rutina. Es un momento del día donde solemos estar quizás un poco más relajados, sin tanta acción, y sería interesante poder poner el inglés dentro de la rutina de contar un cuento.

Además, contar cuentos es una experiencia maravillosa. Y leerlos con los peques.

Y la parte enriquecedora de leer cuentos en inglés es que no solo contamos con la palabra, sino que también contamos con los dibujos, con el cuento en sí.

Entonces podemos aprender vocabulario nuevo, porque siempre tenemos la imagen para guiarnos en la narración.

Puede ser que aparezcan palabras que no entendemos a la primera o que no conocemos, pero la imagen visual, el dibujo, nos ayuda mucho a comprender el contexto.

Es verdad que, para empezar de una manera más sencilla, en lugar de empezar con cuentos en inglés que nunca hayamos leído, que sean nuevos para nosotros, os animo a que empecéis a contar cuentos con ellos, a leer cuentos de historias con ellos, pero algunos que ya conozcáis. 

Cuentos tradicionales, que sepáis qué es lo que ocurre, cuáles son los personajes… porque como ya tenemos el referente en español, es mucho más fácil conectar las palabras nuevas que van apareciendo en inglés con las palabras que ya conocemos en español. Y hacer una conexión y saber qué es lo que están diciendo los personajes en cada momento.

Pongo un ejemplo muy claro: si estamos contando el cuento de los tres cerditos en inglés, aunque no sepamos cómo se dice “y soplaré y soplaré y tu casa derribaré”, está claro que si estamos leyendo el cuento en inglés cuando lleguemos a esa escena, aparte de que el dibujo va a ser muy representativo, que vamos a tener el lo guay soplando, las palabras que diga nos van a remitir directamente al “soplaré y soplaré y tu casa derribaré”.

Y es muy fácil poder adquirir vocabulario nuevo porque siempre vamos a tener detrás el referente de la expresión en español. Enseguida vamos a coger esa expresión y la vamos a poder integrar dentro de nuestro vocabulario en inglés.

Así que os animo a empezar por cuentos que ya sepáis de qué van, que ya hayáis leído, que sean cuentos populares, para después poder empezar con cuentos nuevos, también en inglés. Y siempre con ayuda de las imágenes, para que os ayuden también en la narración y aprender cosas nuevas.

Pues… un montón de rutinas que estoy contando…

Y ahora quizás voy a salir un poco de la rutina, pero es que a mí esta actividad me encanta.

Y es una actividad en la que se aprende muchísimo: cocinar en inglés.

¡A los peques les encanta!

Mancharse las manos, hacer pasteles, jugar con la comida… 

Así que me parece una experiencia genial para poder integrarla en inglés y aprender un montón de cosas.

Entonces, qué mejor por ejemplo que hacer un pastel y hacerlo en inglés. Algo sencillo, en el que podamos saber de antemano cómo se dicen todos los ingredientes en inglés y también ir aprendiendo cómo se dicen algunos verbos dentro de la cocina.

Que si es remover, que si echar, pesar también, si tenemos que pesar los ingredientes…

Todo eso lo podemos hacer con los peques, pasar un rato superagradable, integrar el inglés en esa dinámica… Además para ellos va a ser algo divertido, con lo cual no les va a suponer un esfuerzo enorme que se haga en inglés. Y como el vocabulario que utilicemos va a ir acompañado del objeto físico también, es muy fácil poder aprender y consolidar vocabulario. Porque tenemos el objeto en sí, ¿no?

Es muy fácil que, si la experiencia es positiva y además nos encanta pringarnos y llenarlos de harina, nos encanta cocinar pasteles, todo lo que aprendamos en inglés y todo lo que digamos en inglés se consolide de una manera en nuestra memoria impresionante. Y que no se nos olvide.

Así que os animo a poneros con las manos a la masa, coger un buen delantal y disfrutar de la experiencia de cocinar con los peques.

Yo he puesto el ejemplo de pastel, pero bueno, que podemos cocinar cualquier cosa. Podemos incluso intentar coger una receta tradicional inglesa. Y, aparte de aprender inglés, pues también aprender un poco de cultura inglesa, de lo que es un plato tradicional allí, cómo son los procesos tradicionales, etcétera. Y también nos aporta algo más.

Bueno, y si queréis explorar otras culturas y otras comidas, pues por supuesto. Cuanto más enriquecedor, mejor.

Bueno, no sé que os están pareciendo todos estos consejos, todas estas formas de poder el inglés en la familia y consolidar. 

Y vuelvo a remarcar que a veces, aunque pensemos que son cosas muy simples y que el vocabulario que vamos a aprender es muy simple, lo importante de todas estas rutinas es sentirnos cada vez más cómodos con el inglés.

Cuando integramos el inglés dentro de nuestro día a día, como he dicho antes, lo naturalizamos. Y eso es muy importante. 

Y cuando estamos cocinando, no se trata solo del vocabulario, sino que empezamos a hacer frases. Empezamos, lo he dicho antes, a sugerir, incluso a dar órdenes, ¿no?, pequeñas órdenes encubiertas.

Cada vez se va complicando un poco más el lenguaje y nos ayuda a consolidar muchísimas estructuras que van más allá del simple vocabulario. Así que bueno, os animo muchísimo a que experimentéis con todas estas cositas.

Después, volviendo un poco al tema del rinconcito del inglés que os se mencionaba antes, a mí me gusta tener creado en casa un rinconcito del inglés físico donde tenemos una silla, donde es un lugar muy acogedor, una mesa… y tenemos un montón de cosas, como para pintar, lápices, pinturas, etcétera.

Entonces, cada vez que nos sentamos en ese rinconcito, el inglés es el idioma que se utiliza en todas las actividades que hagamos ahí.

Entonces, es un rincón especial. Yo siempre intento, bueno, pues que sea un rincón muy acogedor. Que mi peque, en este caso, sea quien decida qué es lo va ahí y que él se sienta cómodo y por supuesto yo y el papá también. Y que los tres podamos hacer actividades juntos. Y actividades juntos en inglés.

Pueden ir desde la pintura, puede ser dibujar, puede ser leer… Un juego de mesa también, que ahora tenemos un montón de juegos de mesa… Pues poder hacerlo en inglés. 

Y como tener ese rinconcito también en el que de manera instintiva nos sentamos y todo se convierte en inglés. Y empezamos todo tipo de juegos, pero siempre en inglés.

Es importante que sea un sitio acogedor, donde todos nos sintamos bien y donde el inglés se emplee de manera natural. Así que también, bueno, pues otra forma de abordar esto del inglés, digamos un poquito fuera de las rutinas, es tener un rinconcito donde todo lo que se haga allí se haga en inglés. Y poco a poco dentro de la familia poder naturalizar y poder utilizar el inglés cada vez un poquito más.

Bueno, se va acabando el tiempo, pero no quiero irme sin quizás dar alguna cosa más. 

Y muchas veces hay muchos papás y mamás que me preguntáis: “Bueno, y más allá de la casa, ¿cómo podemos integrar el inglés más allá de las actividades en el hogar?”.

Bueno, pues no es tan difícil. Podemos hacer deporte al aire libre. Y podemos hacer deporte en inglés.

Por ejemplo, si se encanta a jugar a fútbol, pues por qué no jugar a fútbol en inglés. Jugar a fútbol en inglés quiere decir pues saber cómo se dice chutar, saber decir balón, incluso hablar de fútbol también en inglés. Donde estamos, si estamos en el parque… o lo que sea… 

Podemos practicar deporte y, cuando practicamos ese deporte, poder hacerlo en inglés también. Es decir, que podemos sacar el inglés a la calle con las actividades favoritas de la familia. Así que bueno, ideas, un montón. Tantas ideas como deportes puede haber… 

Bueno, realmente se acaba el tiempo. 

La semana que viene no va a haber episodio. Vamos a hacer un parón durante las fiestas navideñas

Para descansar un poquito, y si te animas, para aceptar el reto que te he propuesto de integrar y naturalizar el inglés dentro de casa. 

El 8 de enero volveremos con más trucos y consejos para superar barreras y aprender inglés de una vez por todas. 

Mientras tanto, puedes seguirme en mis redes sociales. Ya sabes que puedes encontrarme en Instagram y Facebook como blancagallegocoach.

Y si te ha gustado este desafío que te propongo en este episodio, por favor, comparte.

¡Te espero en el próximo! Hasta entonces, recuerda: el inglés sí es lo tuyo.

Bye bye!

¿Te unes a la aventura?

Recuerda: en Navidad no hay pódcast.

Pero puedes poner en práctica todos los trucos que te he enseñado hasta ahora.

¡Nos escuchamos de nuevo el 8 de enero! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *