¿Física o química?

Aprende inglés a tu manera
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Puedes escucharlo en las siguientes plataformas

No solo el amor es pura química…

¿Sabías que nuestro cerebro segrega sustancias que puede impulsar el aprendizaje… o sabotearlo?

No dejes que la química te impida hablar inglés.

Escucha este episodio de Aprende inglés a tu manera y descubre cómo controlar esas sustancias.

¿De qué va este podcast?

Lo más destacado

APRENDE INGLÉS A TU MANERA (con Blanca Gallego)

Episodio 12: ¿Física o química?

Dicen que el amor es pura química.

Y no solo el amor.

Nuestro cerebro segrega muchísimas sustancias que pueden salvarnos… o arruinarnos la vida.

Quédate conmigo y te contaré cómo la química puede impulsar o sabotear tu aprendizaje.

Bienvenidos a Aprende inglés a tu manera, un pódcast de Blanca Gallego donde descubrirás cómo hackear tu mente para que el inglés deje de ser un lastre y te ayude por fin a alcanzar tus metas.

Hello! ¿Cómo estás?

Yo soy Blanca Gallego. Profesora de inglés y neurolanguage coach. 

Te doy la bienvenida al episodio número 12 de Aprende inglés a tu manera, en el que quiero hablarte de uno de los secretos del aprendizaje que solemos obviar… y que tiene que ver con la química. 

Así que nos metemos en el laboratorio para explicar cómo las sustancias que segrega tu cerebro te pueden ayudar a aprender inglés… o todo lo contrario. 

Vamos a ello.

Bueno, hoy voy a hablar de varias sustancias químicas que genera nuestro cerebro y te pondré ejemplos, veremos de qué manera las podemos obtener en el proceso de aprendizaje, y cómo nos afecta en el proceso de aprendizaje, en este caso que nos toca, en el del inglés.

Y, al final, hablaré también de algo que me parece muy importante. Y que, aunque no es una sustancia química como tal, es una de las claves para poder comunicarnos mejor en inglés.

Así que, presta atención.

Y bueno, quizás te preguntarás: ¿cómo pueden ayudarnos las sustancias químicas del cerebro en el aprendizaje? ¿Y cómo pueden sabotearnos también, cómo puede ser esto posible? 

Pues te lo voy explicando. 

Vamos a hacer un recorrido por algunas de estas sustancias químicas, no todas, pero sí las que son bastante importantes para el proceso de aprendizaje. Y vamos a empezar quizás con una de las más conocidas, que es la oxitocina.

➤ La oxitocina nos ayuda a ese sentimiento de felicidad, de satisfacción, de tranquilidad también… Es una de las sustancias que nos ayudan a reducir el miedo y también a reducir el enfado. 

Sí, a veces, si estamos muy enfadados y conseguimos segregar oxitocina, como que el nivel de enfado se nos va bajando. 

Es una sustancia también que nos ayuda a evocar sensaciones de felicidad, como he dicho nos genera mucha calma y mucha seguridad.

En realidad, esta sustancia es bastante conocida sobre todo para las mujeres que se ponen de parto, que les suelen administrar esta sustancia para conseguir una mejor dilatación. También reduce el miedo, un poco así la ansiedad, entre otras cosas…

Realmente es que oxitocina, la palabra como tal oxitocina, proviene del griego y significa oxys, por un lado, que es rápido, y tokos, por otro, que es parto.

O sea, que tiene mucha relación con esto de proporcionar esta hormona a las mujeres que están de parto. Y es más, es que las mujeres que están de parto segregan esta sustancia.

Pero eso es por un lado, sí, en nuestra vida cotidiana, en este caso, cuando vamos a dar a luz. Pero en lo que concierne al aprendizaje, ¿cómo podemos obtener esta sustancia y cómo nos puede ayudar en el proceso de aprendizaje?

Ya lo hemos hablado muchas veces, y siempre digo que es superimportante vincular el aprendizaje a una experiencia positiva. Así es.

Y es esa experiencia positiva, esa experiencia gratificante para nosotros la que nos va a ayudar a producir también esta sustancia que nos ayuda a consolidar el proceso de aprendizaje. 

Y esto es importante: no a consolidar solo lo aprendido, sino a poder quedarnos en el proceso de aprendizaje. Porque un aprendizaje es largo, podríamos decir que es interminable. En este caso, el aprendizaje de los idiomas, podríamos estar aprendiendo un mismo idioma años, años, años… y yo diría que toda la vida. 

Porque incluso en nuestra lengua materna podemos seguir aprendiendo cosas nuevas todos los días. Palabras nuevas, relacionadas con ciertos ámbitos, estructuras nuevas… conceptos nuevos… Y esto es maravilloso también, este aprendizaje de por vida. 

Y la oxitocina, esa sensación positiva, esa sensación de felicidad, de calma también… nos ayuda a ser constantes en el proceso de aprendizaje. Así que, a conseguir oxitocina.

Después, una vez hable un poquito de todo este tipo de sustancias, vamos a ver unos consejos también muy directos, muy simples, de cómo conseguir hacer un balance general y tener bien organizadas todas estas hormonas, o todas estas sustancias químicas, que segrega nuestro cuerpo. 

➤ Vamos a la siguiente: la dopamina.

Bueno, la dopamina es importante para la motivación. Y ya hemos comentado en muchos episodios de este pódcast, de Aprende inglés a tu manera, lo importante que es la motivación. Y aquí juega un papel importante la dopamina.

También, la dopamina juega un papel muy importante en la atención. Cuando tenemos niveles bajos de dopamina, significa también que los niveles de atención son bajos.

La dopamina podríamos decir que es una de las sustancias más importantes en el proceso de aprendizaje. Es la sustancia del interés, del deseo… Y también proporciona niveles altos de esta ilusión, de esta motivación. 

Entonces, lo novedoso, todo lo que es nuevo, todo lo que no es rutinario, genera dopamina. 

En cuanto al aprendizaje, en este caso el aprendizaje del idioma, ¿qué podemos hacer para seguir constantemente motivados y tener a tope esta dopamina?

Bueno, pues no caer en la rutina. Poder hacer ejercicios diferentes, poder abordar el aprendizaje del inglés con nuevas metodologías, desde diferentes puntos de vista, desde diferentes ámbitos… Innovar. 

Y dejar un poco de lado estos ejercicios repetitivos e iguales que no aportan realmente una mejora sustancial, y que por el contrario incluso nos llegan a desmotivar y nos llegan a bajar estos niveles de dopamina.

Así que lo importante es poder variar, para así poder mantener la motivación a lo largo del proceso.

Además, la dopamina nos afecta de una manera mucho más concreta y más específica. Y es que el número de conexiones neuronales que podemos llegar a hacer depende mucho de la dopamina. Y ya hemos hablado de cómo de importante es el número de conexiones neuronales que podamos realizar para poder aprender y consolidar lo que aprender. 

Así que… a tope con la dopamina. Intentad crearla, cogerla y tenerla en buen nivel para poder conseguir aprender lo máximo posible. 

➤ Ahora hablo de una de mis favoritas, de la serotonina.

La del buen humor, la de la felicidad, la del optimismo…

Esta sustancia, en el proceso de aprendizaje, la podemos generar de muchas maneras.

Pero esta sensación de felicidad y optimismo la podemos lograr con un ejercicio que me encanta y que siempre recomiendo. Y recomiendo no solo para el aprendizaje del inglés, sino para otras cosas. Y es el diario de logros.

No hay nada que nos provoque más felicidad y más optimismo que ver lo que hemos conseguido. Y mantener un diario de logros es fundamental. 

Un diario de logros quiere decir que, a final de tu día o a final de tu semana, hagas un registro de todo lo que has conseguido. En este caso, si estamos hablando de aprender inglés, todo lo que has conseguido aprender en inglés. 

Aunque parezca que es insignificante, es un logro. Has aprendido una palabra nueva, has podido consolidar esa palabra nueva y utilizarla en una conversación, por fin has conseguido entender cómo se realizan las oraciones, por ejemplo, condicionales, y las has conseguido poner en práctica de manera inconsciente, sin tener que pensar demasiado que si ahora el sujeto, el verbo, esto conjugado en tal tiempo verbal… No, de manera inconsciente.

No, anota todos esos logros. Y todos esos logros, poder visualizarlos, anotarlos y tenerlos enfrente, te va a dar un chute de hormonas positivas que no van a dejar que decaigas en ningún momento en el proceso de aprendizaje.

Además, la serotonina es capaz de acelerar el aprendizaje e incrementa la plasticidad cerebral. Es decir, que aumenta la regeneración, aumenta esta capacidad de dar conexiones nuevas y conseguir aprender constantemente. 

Así que, el diario de logros.

También, importante, dormir bien, para crear serotonina. Pero bueno, a estos consejitos voy ahora en un momento. 

Me queda hablar de una hormona. Pero esta como que no es del todo de las más positivas. Es buena en pequeñas cantidades. Pero esta sustancia química no es del todo buena si la creamos en exceso. 

Pero antes de hablar de ella, vamos a ver reglas generales para obtener, de manera adecuada, estas sustancias tan positivas de nuestro cerebro y que nos ayudan a aprender más y mejor. 

Supongo que ya habrás escuchado muchas de estas reglas o consejos básicos… Pero, por si acaso, te los recuerdo. Y son consejos mucho más normales de lo que crees.

Porque sí, porque lo saludable y lo bueno tiene también mucho que ver con el aprendizaje. 

Reglas:

Primero, come bien. Sí, exacto. Comer bien ayuda al aprendizaje, Comer bien ayuda a generar sustancias químicas positivas en nuestro cerebro. Comer bien nos ayuda a consolidar el aprendizaje. Comer bien nos ayuda a concentrarnos. Comer bien: fruta, verdura, cereales… Comer bien y variado. 

Y por supuesto, par de dos, evitar lo que no es tan sano. Estos azúcares malos que se encuentran en la bollería industrial, en todas las cosas procesadas… poder evitar un poco eso.

Es mucho más importante de lo que creemos. A veces pensamos que esto de alimentarnos sano solo tiene que ver con estar más delgados o menos delgados, o más guapos o menos guapos. Y va mucho más allá…

Una buena alimentación es indispensable para un buen aprendizaje. 

Por supuesto, otra de estas reglas generales podría ser: haz ejercicio.

El ejercicio nos ayuda a generar y crear estas sustancias positivas. Y por lo tanto, a aprender más y mejor. Haz ejercicio regular. Es bueno para tu cuerpo, es bueno para tu mente.

Y duerme. Duerme suficiente. Ese mínimo de 8 horas, o lo que tu cuerpo necesite, para estar en pleno rendimiento. 

Está comprobadísimo: si no dormimos suficiente, nuestro cerebro no rinde. No aprendemos y no consolidamos. 

Una de las reglas que me encantan, y que me parecen superbásicas y a la que no le damos tanta importancia como creemos… Y es: busca rincones de sol, busca rincones de luz. El sol y la luz son vida, nos ayudan también a generar felicidad, a generar calma, a generar vitaminas también. Es muy conocida esta, la vitamina del sol.

Así que, busca lugares con sol, con luz, que te aporten también tranquilidad y que te ayuden a generar hormonas de la felicidad.

Bueno, supongo que ya habías escuchado muchos de estos consejos, pero tenía ganas de ponerlos en relieve y poder compartir con vosotros que estos consejos, que parece que son solo para una vida saludable, tienen muchísimo que ver también con un buen aprendizaje. 

Bueno, y vamos allá con esta última sustancia, de la que yo no soy fan, aunque sí que es verdad que nos ayuda en momentos puntuales, sobre todo si la tenemos controlada. 

Supongo que muchos de vosotros ya sabéis de cuál estoy hablando. Sí, del cortisol.

➤ El cortisol es verdad que incrementa el rendimiento de la memoria, lo incrementa. Pero en un nivel óptimo.

¿Qué es lo que pasa? Que cuando tenemos niveles altos de cortisol a largo plazo, largos periodos de tiempo, esto genera muchísimo muchísimo estrés. 

El cortisol es lo que se conoce como la sustancia del estrés

¿Y qué es lo que provoca el estrés? Un bajo rendimiento. 

Lo hemos hablado ya muchísimas veces: cómo un cerebro estresado no aprende. Es imposible. Un cerebro estresado no está en un estado de calma, de aprendizaje ideal. Está estresado. Y el estrés nos bloquea y no permite que se hagan conexiones neuronales nuevas y que lo que aprendamos se pueda consolidar en la memoria a largo plazo. 

Así que, en la medida de lo posible, tenemos que evitar los niveles altos de cortisol, si queremos aprender con garantía, si queremos consolidar.

¿Cómo evitar esto? Bueno, pues teniendo controlados los niveles de estrés. Pero claro, ahora viene la pregunta del millón: ¿y cómo controlamos esos niveles de estrés con estas rutinas que tenemos hoy en día, del trabajo, la casa, de un lado para otro… con todas estas cosas que nos generan estrés?

Bueno, pues podernos situar en un estado un poco más de calma, poder hacer alguna actividad que nos relaje… Puede ser una actividad como el yoga, el pilates, la meditación… Son actividades que nos ayudan a relajarnos, a mantener la calma y a mantener los niveles de estrés bajo control. Y es muy importante de cara al aprendizaje. 

Ya para concluir, os he dicho al principio que íbamos a hablar de todas estas sustancias químicas, pero que al final iba a hablar de algo que me parece superimportante para poder comunicarnos bien en inglés.

Como os estaba comentando, el cortisol se dispara cuando tenemos mucho estrés. Y también cuando tenemos miedo. Cuando tenemos miedo al error, porque siempre estamos en busca de la perfección. 

Entonces es verdad que generamos mucho cortisol, nos lo autogeneramos, porque nos estresa a veces, muchas veces, estas situaciones de enfrentarnos a hablar en inglés con otras personas. 

Este miedo al error va mucho más allá de que limite el aprendizaje, sino que también limita la comunicación. Cuando se nos dispara esta sustancia del estrés, al final lo que estamos consiguiendo, de manera negativa, es que nos limite la comunicación.

La mente se nos queda en blanco, somos incapaces de entender lo que nos están diciendo y, por tanto, somos incapaces de comunicar.

He comprobado, a lo largo de muchos años, que entre mis estudiantes, el que mejor comunica no es necesariamente el que tiene mejor nivel de inglés, sino aquel que tiene menos miedo a equivocarse y que tiene menos miedo a ser juzgado. Y así es. 

Cuanto más estamos en la tranquilidad, cuanto menos pensamos en lo que podrán decir de nosotros quien nos esté escuchando, cuanto menos nos comparemos con la perfección, que realmente no existe, mejor nos comunicaremos en inglés.

Y voy a poner ejemplos muy concretos.

Muchas veces recibo comentarios y los escucho de gente que aprende inglés que dice: “Uff, solo pensar que me está escuchando una persona nativa hablando inglés, me entra un nerviosismo…”

Claro, me entra un nerviosismo, suben los niveles de estrés, sube el cortisol, me bloqueo y ya no sé qué decir. Ese es el proceso.

Y claro, es porque muchas veces partimos del juicio, de lo que los demás pueden pensar, y también de la comparación. 

Cuando estamos en un proceso de aprendizaje, estamos aprendiendo. Y estamos en un nivel x. Pero claro, si escuchamos a la otra persona, que habla perfectamente, con una fluidez tremenda, y la comparamos, esa comparación nos limita mucho. Nos limita mucho y también hace que crezcan nuestros niveles de estrés. Con lo cual, vuelve a limitar nuestra comunicación.

El miedo a equivocarse y el miedo a ser juzgado centran demasiadas veces nuestro aprendizaje. Y entender y ser entendido es la finalidad de hablar un segundo idioma.

No me cansaré de decir esto: cuando aprendemos un segundo idioma, el objetivo no es la perfección, el objetivo es la comunicación.

La perfección queda relegada a un segundo lugar.

¿Qué es la perfección al fin y al cabo cuando hablamos un idioma? Creo que muy poca gente, y estaría hablando de eruditos, especialistas de la lengua, sea cual sea su idioma nativo, es capaz de hablarlo con una absoluta corrección de principio a fin cuando están en una conversación espontánea. Pero que no tengan la perfección no quiere decir que no puedan comunicarse. 

Así que, cuando nos enfrentamos a la situación de hablar un segundo idioma, quizás una de las cosas que podemos hacer para bajar nuestros niveles de estrés, no es pensar en la perfección, en que lo vamos a decir mal ni que el de al lado lo puede hacer mejor, sino simplemente cómo puedo comunicarme. 

La razón de aprender un segundo idioma es la comunicación. Y si nos centramos solo en eso, conseguimos que el momento de hablar inglés sea mucho menos estresante y podamos comunicarnos mejor. 

No me cansaré de repetir que el inglés es una herramienta de comunicación. Las herramientas pueden ser de muchas formas, y todas útiles para su objetivo. Sirven para jugar y para crear. Así que, más allá de la corrección, juega y crea con el inglés. Es la mejor manera de comunicarse.

Bueno, y con esto termino. Espero que os haya encantado esta parte de estas sustancias tan poderosas que genera nuestro cerebro. 

Ya se acabó el tiempo por hoy. 

Nos escuchamos en dos semanas. 

Mientras tanto, puedes seguirme en mis redes sociales. Ya sabes que puedes encontrarme en Instagram y Facebook como blancagallegocoach.

Y si te ha gustado este episodio, por favor, comparte. ¡Y deja comentarios!

¡Te espero en el próximo! Hasta entonces, recuerda: el inglés sí es lo tuyo.

Bye bye!

Ahora es tu turno:

Dime, ¿qué sustancia crees que te ayuda más en tu aprendizaje? 

¿Y cuál te está saboteando?

¡Cuéntame tu experiencia en los comentarios!👇👇

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *